PIDE TU CITA POR WHASTAPP

911560944

Fisioterapia oncológica: cáncer y ejercicio
Manuel del Valle Fisioterapeuta en Téxum

El ejercicio ha demostrado ser una herramienta imprescindible a la hora de prevenir el cáncer, y en caso de sufrirlo; aumentar el efecto de los fármacos, disminuir los efectos secundarios (como la fatiga relacionada) y mejorar el pronóstico. Mejorar la masa muscular y la capacidad cardiorrespiratoria deben ser objetivos básicos, así como el aumento de la autoestima que conlleva. (1)

El ejercicio físico en combinación con la quimioterapia reduce más el crecimiento tumoral en comparación con el tratamiento quimioterápico únicamente. Esto se debe a que la vascularización del tumor se ve reducida, por lo que los tratamientos quimioterápicos pueden llegar a ver reducida su eficacia. Mediante el ejercicio, se puede mejorar la irrigación del tumor, y, por tanto, aumentar la eficacia de la quimioterapia. (2)

Una de las principales características de las células tumorales malignas es que su metabolismo energético se encuentra alterado. Aquí entra en juego el “efecto Warburg”, que se establece como un aumento del consumo de glucosa por parte del tumor y una conversión de esta glucosa en lactato (en condiciones de hipoxia). En este punto el ejercicio, sobre todo ejercicio intenso, pueden producir un efecto similar compitiendo por la glucosa y el lactato. Al producirse esta “competencia”, se reduce el lactato disponible, limitando el desarrollo del tumor. (3)

Es importante destacar que el tumor se ve beneficiado por la existencia de comorbilidades que provoquen un síndrome metabólico; como diabetes, hipertensión, dislipemia u obesidad, entre otros. El control de estas comorbilidades se ve enormemente facilitado con la realización de ejercicio físico, tanto aeróbico como de fuerza, mejorando su pronóstico. (4)

La caquexia asociada al cáncer es una pérdida acelerada de peso corporal, destacándose la pérdida de la masa muscular. Esto se ha visto totalmente relacionado con una disminución de la supervivencia y la calidad de vida. (5) Además de ello, se ha demostrado que la pérdida de masa muscular está asociada a un aumento de los efectos secundarios de los tratamientos quimioterápicos, al igual que un aumento de la masa muscular reduce el riesgo de toxicidad. (6)

En el caso de las metástasis óseas, asociados con la pérdida ósea y un mayor riesgo de fracturas, donde tradicionalmente se ha aconsejado una disminución del ejercicio físico, sobre todo en carga, se ha demostrado actualmente que es necesario el ejercicio en estas condiciones para mantener la salud ósea, así como de ser un factor protector frente a la metástasis, ya que al disminuir la fuerza aumenta la prevalencia de la metástasis ósea. (7,8)

El ejercicio es capaz de modular el contexto del tumor, provocando así una reducción de los efectos secundarios y un aumento de la probabilidad de éxito del tratamiento oncológico. (9)

Bibliografía

  1. Courneya KS, Segal RJ, Mackey JR, et al. Effects of aerobic and resistance exercise in breast cancer patients receiving adjuvant chemotherapy: a multicenter randomized controlled trial. J Clin Oncol. 2007;25(28):4396-4404.
  2. Florez Bedoya CA, Cardoso ACF, Parker N, et al. Exercise during preoperative therapy increases tumor vascularity in pancreatic tumor patients. Sci Rep. 2019;9(1):13966. Published 2019 Sep 27. doi:10.1038/s41598-019-49582-3
  3. San-Millán I, Brooks GA. Reexamining cancer metabolism: lactate production for carcinogenesis could be the purpose and explanation of the Warburg Effect. Carcinogenesis. 2017;38(2):119-133. doi:10.1093/carcin/bgw127
  4. Dieli-Conwright CM, Courneya KS, Demark-Wahnefried W, et al. Effects of Aerobic and Resistance Exercise on Metabolic Syndrome, Sarcopenic Obesity, and Circulating Biomarkers in Overweight or Obese Survivors of Breast Cancer: A Randomized Controlled Trial [published correction appears in J Clin Oncol. 2020 Apr 20;38(12):1370] [published correction appears in J Clin Oncol. 2020 Jun 20;38(18):2115]. J Clin Oncol. 2018;36(9):875-883. doi:10.1200/JCO.2017.75.7526
  5. Baracos VE, Martin L, Korc M, Guttridge DC, Fearon KCH. Cancer-associated cachexia. Nat Rev Dis Primers. 2018;4:17105. Published 2018 Jan 18. doi:10.1038/nrdp.2017.105
  6. Shachar SS, Deal AM, Weinberg M, et al. Body Composition as a Predictor of Toxicity in Patients Receiving Anthracycline and Taxane-Based Chemotherapy for Early-Stage Breast Cancer. Clin Cancer Res. 2017;23(14):3537-3543. doi:10.1158/1078-0432.CCR-16-2266
  7. Ma YV, Xu L, Mei X, Middleton K, You L. Mechanically stimulated osteocytes reduce the bone-metastatic potential of breast cancer cells in vitro by signaling through endothelial cells [published online ahead of print, 2018 Nov 11]. J Cell Biochem. 2018;10.1002/jcb.28034. doi:10.1002/jcb.28034
  8. Oldervoll LM, Loge JH, Lydersen S, et al. Physical exercise for cancer patients with advanced disease: a randomized controlled trial. Oncologist. 2011;16(11):1649-1657. doi:10.1634/theoncologist.2011-0133
  9. Koelwyn GJ, Quail DF, Zhang X, White RM, Jones LW. Exercise-dependent regulation of the tumour microenvironment. Nat Rev Cancer. 2017;17(10):620-632.

Fecha de publicación

17 febrero, 2022

Temas relacionados

ARTÍCULOS

TRATAMIENTOS

PREGUNTAS FRECUENTES

Ir arriba