911560944

Utilización de los sistemas aumentativos/alternativos de comunicación
Pedro Cabrera

Los Sistemas Aumentativos y/o Alternativos de Comunicación (SAAC), son herramientas que ayudan a las personas con dificultades de habla y lenguaje a comunicarse con las demás.

Un Sistema Aumentativo de Comunicación ayuda a una persona a poder comunicarse. Se utilizan en patologías donde existe una capacidad de lenguaje indemne (disartrias, anartrias, apraxia verbal, etc)

Un Sistema Alternativo de Comunicación ofrece una alternativa de comunicación al usuario. Se utilizan en patologías donde existe una capacidad limitada de comunicación con lenguaje ya sea hablado o escrito (afasias, trastornos generalizados de la comunicación, etc)

Una persona que no puede comunicarse utilizando el lenguaje hablado, puede hacerlo de otras formas si se le proporcionan las herramientas adecuadas para ello. El principal requisito para poder utilizar un SAAC, es tener intención comunicativa, es decir, querer comunicarse, además de querer utilizar un SAAC.
El objetivo principal de una intervención en la que se utilizan SAAC es que el paciente pueda expresar necesidades básicas, estados de ánimo, estructuras sintácticas simples y poder mantener una conversación funcional entre dos o más personas.

La elección o no de utilización de un SAAC y la tipología del mismo, depende de las capacidades del sujeto, capacidades cognitivas, físicas, medios económicos, etc. Para ello es fundamental realizar una valoración integral de la persona en la que participen distintos profesionales sanitarios y sociales (logopeda, fisioterapeuta, terapeuta ocupacional, auxiliares, etc) además de la familia y el propio usuario de SAAC.
Existen muchos tipos de SAAC, pero se puede clasificar en dos grupos principales:
SAAC sin ayuda
Son los que el sujeto no necesita la ayuda de elementos externos a él mismo para poder comunicarse. El ejemplo más significativo es el uso     de un lenguaje signado (lenguaje de signos, signos naturales, bimodal, etc)
SAAC con ayuda
Son los que el sujeto necesita la ayuda de elementos externos a él para poder comunicarse. Existen muchos tipos de herramientas para este tipo de comunicación, su uso depende de las capacidades de la persona afectada. Los más utilizados son:
Lectoescritura: el paciente puede comunicarse mediante el uso de lenguaje escrito utilizando papel y bolígrafo, señalando letras y/o palabras en un tablero alfabético en papel o electrónico, utilizando dispositivos de comunicación con salida de voz, teclados virtuales, teclados predictivos, programas informáticos, etc.
Sistemas fotográficos: el paciente señala o entrega fotografías a otra persona. Las fotografías están colocadas en una hoja de papel o en un cuaderno de comunicación clasificadas semánticamente, dependiendo del nivel de vocabulario expresivo-comprensivo que tenga la persona.
Sistemas pictográficos: su uso es muy similar al de las fotografías. Los símbolos pictográficos son representaciones gráficas de un concepto o idea. Existen muchos tipos de pictogramas que van desde lo más abstracto hasta lo más realista. Existen varios tipos de pictogramas (SPC, BLISS, ARASAAC, dibujos esquemáticos) y su uso depende de las capacidades del sujeto para su interpretación y uso.

 

Una vez descritos los diferentes tipos de SAAC y sus componentes, también hay que describir cómo el usuario puede acceder a ellos. Lo primero que hay que tener presente es el principio de accesibilidad y portabilidad, es decir, que el usuario sea capaz de utilizar el SAAC de forma autónoma y que pueda llevarlo consigo donde vaya. Para ello, se han de valorar las capacidades físicas y/o cognitivas del usuario, ya que si el usuario no utiliza silla de ruedas podrá acceder a su SAAC si lo lleva colgado con una cinta, una funda, un soporte, etc. Sin embargo un usuario en silla de ruedas, necesitará un soporte para colocar su SAAC como puede ser un brazo articulado, una mesa en la silla, etc, dependiendo del tipo de SAAC que vaya a utilizar.
Otro aspecto a tener en cuenta es saber cómo el usuario puede acceder al SAAC, es decir, cómo utilizará el SAAC:
Acceso directo o digital: utilización de cualquier dedo de la mano o del pie para señalar el elemento que desea comunicar, ya sea en un tablero de comunicación clásico de papel o bien en un dispositivo electrónico con salida de voz. Cuando el usuario no puede utilizar sus manos o pies para ello, en ocasiones, se pueden utilizar licornios de cabeza si el usuario tiene buen control cefálico.
Acceso con uso de ratón: si el SAAC es electrónico, y se puede manejar con el uso de un ratón convencional o un ratón adaptado. También existen ratones de bola o trackball, joysticks, emuladores de ratón, etc. Mediante el uso del ratón, el usuario selecciona el elemento que desea comunicar.
Acceso con barrido: cuando el usuario no es capaz de realizar una señalización o elección directa del elemento a comunicar, o ésta no es funcional o le supone mucho esfuerzo, se puede beneficiar del uso de un barrido. Existen muchos tipos de barrido: automático, vertical, horizontal, de avance, etc. Estos barridos se usan fundamentalmente en programas de comunicación informáticos y para ello, el acceso se realiza mediante una pulsación de la pantalla del dispositivo (si es de pantalla táctil) o un pulsador externo conectado al dispositivo. Existen una gran variedad de pulsadores (mano, dedo, pie, cabeza, parpadeo, soplo succión, etc). Cuando se trata de un SAAC de papel, se puede realizar un barrido dirigido, en el que es el interlocutor el que va preguntando y señalando las filas o columnas donde se encuentra el elemento que el usuario quiere comunicar. El usuario utilizará cualquier estrategia (vocalización, parpadeo, movimiento de cualquier parte del cuerpo, etc) para decirle al interlocutor que es esa la fila, columna o elemento que quiere comunicar.
Acceso con la mirada: se utiliza cuando el usuario tiene muchas dificultades para realizar cualquier movimiento corporal para realizar la selección del elemento a comunicar. El usuario selecciona mediante la mirada los elementos que desea comunicar. Existen soportes transparentes (tableros ETRAM) para la colocación del vocabulario, donde el usuario de SAAC y su interlocutor se sitúan frente a frente y el usuario de SAAC mira y señaliza con la mirada el elemento que quiere comunicar. En los dispositivos electrónicos también es posible realizar un acceso con la mirada mediante el uso de dispositivos de nueva tecnología que realizan la función de un ratón convencional que se mueve con los movimientos de los ojos, dependiendo del programa, la elección del elemento en sí puede realizarse mediante tiempo de espera, o cualquier acción corporal que se determine.
La ventaja de los medios tradicionales respecto a las nuevas tecnologías es su bajo coste, sin embargo, también existen otros problemas como puede ser el volumen físico que puede tener el SAAC cuando un usuario es capaz de manejar mucho vocabulario.
Las nuevas tecnologías han aportado un gran avance a los SAAC en los últimos años. Hace relativamente poco tiempo, si se usaba un SAAC electrónico, el usuario estaba condicionado a permanecer en un “puesto fijo”, posteriormente el uso de los ordenadores portátiles supuso un gran avance para la portabilidad de los dispositivos, pero la autonomía de los mismos no era la idónea. Con el paso de los años, las tabletas digitales han ido ganando terreno en la sociedad y han favorecido la aparición de programas específicos de comunicación para estos dispositivos, que cuentan con una mayor autonomía y su tamaño y ligereza hacen que sean la opción más adecuada hoy en día para poder trabajar con un usuario con SAAC.

RECOMENDACIONES PARA EL INTERLOCUTOR DE UN USUARIO DE SAAC

– Colocarse en una postura determinada para poder comunicarse, a la altura de los ojos de la persona con la que se va a comunicar.
– Utilizar un lenguaje adecuado a las capacidades cognitivas de la persona que usa el SAAC. Utilizar un SAAC no significa que la persona que lo utiliza padezca discapacidad intelectual.
– Dar tiempo a la persona para poder procesar y responder a las preguntas. No insistir con la misma pregunta muchas veces a la persona porque su procesamiento puede ser más lento que el de su interlocutor y su tiempo de respuesta puede variar de un momento a otro.
– No acabar los mensajes de la otra persona, dar la capacidad para poder expresarse, de la forma que sea.
– Dar oportunidades de comunicación ya que en una conversación básica, existe un emisor y un receptor de la comunicación.
– Colocar el SAAC de forma accesible al usuario, para que pueda acceder con el menor esfuerzo posible y de la manera más independiente.
– Un SAAC en ocasiones, es sólo una ayuda. También hay que fomentar la expresión normalizada del habla y lenguaje si la persona que utiliza el SAAC tiene capacidad para ello.

Desde Téxum, queremos brindar nuestra ayuda a todas aquellas personas que puedan tener dificultades en la comunicación, lenguaje o habla. Si tienes alguna dificultad o necesitas alguna información, te podemos ayudar.

 

RECURSOS BIBLIOGRÁFICOS

– Abril, D; Delgado, C; Vigara, A. “Comunicación Aumentativa y Alternativa. Guía de Referencia”. CEAPAT (2010).
– Warrick, A. “Comunicación sin habla. Comunicación Aumentativa y Alternativa alrededor del mundo”. CEAPAT (1998)

 

Pedro J. Cabrera, Logopeda Téxum Fisioterapia

Fecha de publicación

9 marzo, 2015

Temas relacionados

ARTÍCULOS

LA OTRA MIRADA

EL RINCÓN DE RAFA

Ir arriba

Usamos cookies para una mejorar su experiencia. Si estás de acuerdo haz click en el botón ACEPTAR. si quieres saber más, haz click aqui.

Aceptar