911560944

Ejercicio Terapéutico Dirigido
Eva Fernández

“EL MÉDICO ME HA DICHO QUE HAGA EJERCICIO, PERO…”

Estamos cansados de proponérnoslo, una y otra vez “Sí, venga,… que me apunto al gimnasio, ¡de este mes no pasa!”. Pero existe una duda abrumante: ¿Natación? ¿Aquagym? ¿Pilates? ¿Body-…?… “¿y si es demasiado fuerte para mí?”, “¿y si no aguanto?”, “además,… conforme tengo yo la espalda… ¿y si me hago daño?…”. Sabíamos que en algún momento iba a suceder ésto y, aunque somos conscientes de que nos enfrentamos a un mundo profundamente temerario, nos lo ha mandado el médico y vamos a hacerle caso…

FOTO 2Se entiende por actividad física cualquier movimiento voluntario del cuerpo que consume calorías y que se realiza sin limitaciones (incluyéndose las actividades básicas, avanzadas e instrumentales de la vida diaria), como las tareas del hogar, el trabajo, ir a la compra, pasear, etc. Por otro lado, se conoce como ejercicio físico, aquella actividad física que se planifica y se hace regularmente, con movimientos repetitivos y compensados (Skelton 2001; Varo, Martínez González et al. 2003).

Con una actividad física básica, que entraría dentro de lo que se considera “sedentarismo”, sólo unos músculos (los músculos movilizadores) son los que trabajan. Sin embargo, existen otro tipo de músculos (músc. estabilizadores) que se encuentran inactivos y atrofiados, y provocan que nuestras articulaciones se vean desamparadas y sean movidas por fuerzas excesivamente agresivas, que no permiten el correcto engranaje de las mismas. De la misma manera, cuando nos paramos a descansar, las posturas que adquirimos -aunque cómodas- siguen dañando a nivel interno nuestro sistema osteoarticular (discos vertebrales, cartílagos, ligamentos, huesos,…). Por eso, y de forma natural ante la falta de condición física, llega a una edad en la que el cuerpo sufre lesiones, consideradas como degenerativas, que provocan dolor, inflamación, rigidez y fatiga muscular.

La solución a este cuadro clínico, en la mayoría de los casos, es la normalización del desequilibrio muscular existente, fruto de la naturaleza humana en una situación de desacondicionamiento físico. Y esto, efectivamente (y como bien recomienda el médico), se puede conseguir con ejercicio, pero no cualquier tipo de ejercicio nos servirá, ni nos va a beneficiar.

Resulta primordial que nos iniciemos en la práctica deportiva de forma lenta, progresiva y controlada. Una atención directa y especializada proveniente de un profesional deportivo y/o sanitario es imprescindible en esta iniciación deportiva para resolver los diversos problemas (por fallo estructural o mal funcionamiento) derivados de una incorrecta técnica, o de la superación de la capacidad física del individuo (sobreesfuerzo).

Es en este punto donde surge el hándicap del comienzo… ¿Qué hacer?

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

EJERCICIO TERAPÉUTICO DIRIGIDO (ETD)

El ET es la realización de ejercicio, tanto para corregir un deterioro, como para mejorar la función músculo-esquelética o mantener el estado de bienestar. Sus objetivos comprenden la prevención de la disfunción, además del desarrollo, mejora, restablecimiento o mantenimiento de la fuerza, resistencia aeróbica, movilidad, flexibilidad, estabilidad, coordinación, equilibrio y destrezas funcionales (Kisner y Colby 2005; Hall y Brody 2006).

A día de hoy, efectivamente existen modalidades deportivas que se intentan adaptar a la mejora del dolor, la recuperación de la patología/lesión, y el mantenimiento óptimo del estado de salud. Eso las encasilla como “terapéuticas”, y como ejemplos más destacables, están el Pilates, el Yoga, y la natación terapéutica, entre otros. Sin embargo, la preparación y experiencia del profesional responsable de la actividad debe abarcar el ámbito de la salud (conocimientos amplios de fisiopatología en la lesión y sus contraindicaciones específicas, capacidad de detección de signos de alarma, habilidades para deducir el problema según signos o síntomas,…etc) para proteger al sujeto de posibles riesgos de lesión. De esta idea, surgen los programas de Ejercicio Terapéutico Dirigido, impartidos por fisioterapeutas, y llevados a cabo con el objetivo de enseñar al paciente los “trucos” básicos para activar la musculatura profunda y proteger las articulaciones más vulnerables. Así mismo, con este plan de intervención, se pretende adaptar a la persona a una condición física básica para poder incluirse en actividades deportivas de mayor complejidad.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Por eso, desde Téxum, queremos recomendar que a la hora de elegir una actividad física, optemos por grupos reducidos (no más de 6-8 personas) y profesionales preparados en el ámbito terapéutico, o por programas de atención individualizadas, como los de ETD. Y, además, queremos hacer saber que esa opción se puede encontrar dentro de las clínicas de fisioterapia, donde, no sólo se realizan técnicas hacia el paciente para abordarlo de forma pasiva, sino que se cuenta con una infinidad de recursos para ayudar al paciente y dirigirlo en su recuperación o mantenimiento físico de forma activa.

 

Fecha de publicación

10 abril, 2014

Temas relacionados

- - - - -

ARTÍCULOS

LA OTRA MIRADA

EL RINCÓN DE RAFA

Ir arriba

Usamos cookies para una mejorar su experiencia. Si estás de acuerdo haz click en el botón ACEPTAR. si quieres saber más, haz click aqui.

Aceptar