911560944

¡Me duele el hombro!
Eva Fernández

Fisioterapia hombroEl dolor de hombro es la tercera causa más común de dolor musculo-esquelético, después del dolor lumbar y el dolor cervical. Engloba procesos muy frecuentes que aparecen con predominio en el sexo masculino, a la edad de entre 40 y 50 años, siendo común también la aparición de ésta en pacientes menores de 35 años con inestabilidad articular, o pacientes mayores de 55 por degeneración del tejido del tendón.

Normalmente, la aparición de síntomas de dolor en esta estructura corporal puede estar relacionada con una mala ergonomía postural o la solicitación repetitiva de la zona, provocada en múltiples oficios como por ejemplo: servicio de limpieza, conductores de vehículos, trabajadores/as de la construcción y servicios, peones de fábrica (personal que realiza movimientos repetidos o manipula pesos), reparador de fontanería y calefacción, carpinteros, electricistas, mecánicos, pintores, trabajadores/as de la industria textil y confección, etc.

 

¿Y QUÉ ES LO QUE SUCEDE? ¿POR QUÉ ME DUELE?

En el hombro, a nivel profundo, tenemos un conjunto de músculos (conocido como “manguito de los rotadores”) que actúan de forma complementaria proporcionando función y estabilidad. Sin embargo, cuando la función del manguito de los rotadores se ve alterada, la articulación deja de estar con su alineación fisiológica (es decir, el centrado de la cabeza humeral en la cavidad glenoidea se pierde),  provocando daños intrínsecos y extrínsecos en el tendón unidos a cambios inflamatorios.

En gran parte de los casos, la lesión comienza de forma no traumática, por la biomecánica de un ejercicio repetido o mal ejecutado, y/o por el proceso degenerativo del envejecimiento, acentuado en casos de atrofia por desuso. Además, por su localización anatómica, estos tendones están continuamente friccionándose con la estructura ósea, lo que les predispone a ser más susceptibles de un empeoramiento del cuadro.

Entre las lesiones más frecuentes e incapacitantes del hombro, provocadas por lo citado anteriormente, encontramos: tendinitis del supraespinoso, síndrome de pinzamiento, tendinitis calcificante, bursitis subacromial y rotura del manguito.

 

Dolor de hombro

 

¿CÓMO PODEMOS COMBATIR LOS SÍNTOMAS Y RECUPERAR LA LESIÓN?

Desde el punto de vista de la fisioterapia, existen varias técnicas que pueden ayudar a la regeneración del tejido afectado y a la recuperación de la elasticidad del mismo. La terapia manual, el ultrasonido, y la reeducación muscular del hombro, son tres de los pilares básicos dentro del tratamiento a seguir en estos casos.

Más específicamente, cabe destacar la importancia de los estiramientos del tendón, así como el masaje de fricción transversal o los ejercicios excéntricos, mediante lo cual se rompen las adherencias cicatrizales creadas durante el proceso inflamatorio, y se recupera así la elasticidad normal del tejido.

De forma complementaria, la aplicación de hielo para controlar la inflamación, el entrenamiento de la fuerza de los tendones, y la corrección postural o ergonomía en el trabajo, resulta indispensable para conseguir una recuperación óptima.

 

RECOMENDACIONES BÁSICAS PARA EVITAR REPETIR EL EPISODIO

Como bien se comenta al comienzo de este artículo, existe una gran influencia de la actividad laboral en las lesiones del manguito de los rotadores, siendo el denominador común de esta incidencia, el elevar o posicionar los brazos por encima del hombro. Igualmente, la atrofia o inactivación de la zona predispone a su afectación.

Es por esto por lo que se ha de tener muy presente:

En Téxum, puedes contar con ello. :)

 

Fecha de publicación

19 marzo, 2013

Temas relacionados

-

ARTÍCULOS

LA OTRA MIRADA

EL RINCÓN DE RAFA

Ir arriba

Usamos cookies para una mejorar su experiencia. Si estás de acuerdo haz click en el botón ACEPTAR. si quieres saber más, haz click aqui.

Aceptar